viernes, 31 de diciembre de 2010

Para ser un buen enólogo...

.
...hay que tener actitud de poeta.
Ya que en la enología -según mi criterio- todo es relativo pero nunca concreto.
Por tanto es muy similar a la forma descriptiva de los poemas (casi en general); fundamentalmente si comparamos a éstos con la manera de describir el sabor y color de un vino con las mágicas palabras del supuesto "gran entendido".
.
Además... ¿Cuánto de verdad sale de la boca de un especialista al desgranar las virtudes, o no, del fruto de la vid?
.
Porque según dice un viejo refrán: Sobre gusto no hay nada escrito.
.

No hay comentarios: